Bienvenidos

 

Por: Erasmo Escobar Santander.

La temporada de fin de año, trae consigo grandes celebraciones, fiestas familiares y encuentros sociales, en donde el consumo de licor suele incrementarse comparado con otras fechas. Estas circunstancias son aprovechadas por personas inescrupulosas para falsificar o adulterar este tipo de bebidas.

 

 

La comercialización de estos productos, elaborados sin ningún control de calidad, con sustancias químicas no permitidas para el consumo humano, y en muchas ocasiones en lugares que no cuentan con las mínimas condiciones de higiene; ponen en serio riesgo a las personas que lo ingieren.

 

 

Las consecuencias de una intoxicación con licor de dudosa procedencia, pueden variar desde un simple dolor de cabeza, vomito, y pérdida momentánea de la conciencia, hasta graves lesiones oculares, daños en el sistema hepático, e incluso la muerte.

 

 

Para evitar ser víctimas de engaño y las consecuencias de un mal trago, es necesario seguir las siguientes recomendaciones:

 

 

Desconfié cuando el precio del licor es inferior al habitual.

 

 

Verifique el estado de la botella o el envase,  los sellos, tapas, logos y etiquetas deben lucir impecables.

 

 

La fecha y  el lote de fabricación, deben coincidir entre los datos consignados en la etiqueta con los impresos en la tapa.

 

 

La tapa tiene que estar sellada, no presentar bordes irregulares, ni sustancias pegajosas en la unión con el sello de seguridad, NO DEBE ABRIR CON FACILIDAD.

 

 

Las tirillas de importación o legalización del producto (impuesto de rentas) deben ser legibles, no presentar enmendaduras, ni fisuras.

 

 

Si al simple tacto, cualquier impresión de etiquetas o en la botella empieza a salir generando manchas, dude de su autenticidad.

 

 

Antes de abrir la botella gírela 180 grados hacia abajo y a contraluz revise la pureza del líquido, no debe contener elementos extraños, o sedimentos, fíjese si  el color corresponde exactamente al que se ofrece en el mercado.

 

 

Una vez abierta la botella,  si el aroma y sabor del licor no son los que Usted conoce, descarte la ingesta.

 

 

En lo posible evite ingerir bebidas embriagantes, en sitios donde ofrezcan barra libre, en bares y discotecas, exija que abran la botella en su presencia.

 

 

Por último, si va a tomar procure hacerlo con personas de su entera confianza, no acepte licor de desconocidos, compre en almacenes de cadena, o con distribuidores que tengan prestigio en el sector comercial; y disfrute sanamente las fiestas de fin de año.