Copyright 2018 - Ecos de Pasto

Bienvenidos

Por: Erasmo Escobar Santander.

La Palabra Cuaresma, proviene del latín quadragesima, que se refiere al cuadragésimo día antes de la Pascua. Es un tiempo de reflexión, arrepentimiento y cambio, en el cual nos preparamos en oración para meditar en la Pasión del Señor y en su Gloriosa Resurrección.

 

 

Este es un periodo de 40 días en el que la Iglesia, nos invita a cultivar nuestra fe y reforzarla para vivir la experiencia de ser verdaderos creyentes y practicantes de la vida Cristiana. En este tiempo de preparación, es el mismo Jesús de Nazaret, el que toca las puertas de nuestro corazón para transformarnos.

 

 

El perdón, la oración constante, el compartir con los más necesitados y la escucha de la Palabra, evitando toda ocasión de pecado, nos ayudan a recorrer el camino que nos conduce a Cristo. Ese peregrinar no es fácil, pues como humanos debemos despojarnos de egos, odios, y egoísmos que nos alejan del propósito de salvación que Dios, en su infinito amor y misericordia ha prometido para sus hijos.

 

 

La Cuaresma está estrechamente relacionada con varios sucesos bíblicos, como los cuarenta días del diluvio, los 40 años de marcha de los judíos por el desierto, los 400 años  de permanencia del pueblo de Dios, en Egipto y los 40 días que Jesús, pasó en el desierto antes de comenzar a predicar.

 

 

Este lapso comienza con el miércoles de ceniza y finaliza justo antes de  Eucaristía la Cena del Señor el Jueves Santo. El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia.

f t g m

parrilla