Copyright 2017 - Ecos de Pasto

Bienvenidos

 

A propósito de la fecha del descubrimiento de América, el padre Gustavo Jiménez hace unas consideraciones de carácter sociológico sobre los cambios culturales a que ha dado lugar la globalización de las redes de comunicación social.

 

Colón descubrió lo descubierto

 

Eran las dos de la madrugada del 12 de octubre de 1492. Las tres pequeñas naves llevaban ya más de dos meses de navegación. Los víveres estaban a punto de acabarse. En esos momentos, desde la punta del palo mayor de una de las barcas, La Pinta, se oyó el grito lanzado por un marinero llamado Rodrigo de Triana: “Tierra a la vista”.

¿Descubría Cristóbal Colón un Nuevo Continente? Sí y no. Descubría tierras desconocidas para los europeos. Pero para la humanidad ese Continente estaba descubierto hacía por lo menos 14.000 años. Ya los seres humanos, descendientes de los primeros y verdaderos descubridores, lo habían poblado desde Alaska hasta la Patagonia. Eran millones los pobladores de este vasto territorio. El Continente ya estaba descubierto por el ser humano hacía siglos.

Hoy hablamos del calentamiento global de la tierra. Por allá, hace más de 14.000 años la tierra padecía lo contrario, un enfriamiento global. Buena parte del agua de los mares se había congelado, con lo cual bajó notablemente el nivel de las aguas. De tal modo que el fondo del estrecho de Bering se secó y quedó establecido así un puente entre Siberia y Alaska, entre el Continente asiático y el americano.

Según una de las teorías más aceptadas, por allí pasaron, hace 14.000 o más años, algunos grupos de cazadores siberianos, quienes fueron los verdaderos descubridores de un Continente que nunca antes había sido visitado por el “homo sapiens”.

Al terminar la era glacial subió de nuevo el nivel de las aguas del océano y se cubrió el puente que unía los dos continentes. Los neoamericanos quedaron separados por vía terrestre del resto de la humanidad.

Los vikingos desembarcaron en Terranova y Groenlandia en Norteamérica en el siglo X. Las colonias establecidas por ellos se extinguieron sin dejar impactos notables de intercambio cultural entre Europa y América.

La llegada de Cristóbal Colón, aunque no pueda llamase un descubrimiento en sentido estricto, sí constituyó un acontecimiento de hondas repercusiones históricas. Fue el encuentro de dos mundos que habían evolucionado en forma independiente desde los comienzos de la humanidad y ahora empezaban a influirse mutuamente. En América nacieron nuevos pueblos, nuevas culturas y nuevas naciones.

El desembarco de Colón, al poner en comunicación dos mundos de culturas diferentes alteró fundamentalmente la historia de la humanidad: prueba irrefutable de la fuerza transformadora de la comunicación social. Estoy convencido de que comparable o superior a la hazaña de Colón, como instrumento transformador de la historia, es en nuestros días, el invento que ha revolucionado la comunicación: las redes sociales.

Hoy las redes están poniendo en comunicación, al instante, no sólo a dos mundos culturales diferentes, como lo hizo el “descubrimiento” de América, sino a millones con millones de personas, cada una con diferentísimos sistemas de creencias y pensamiento. Todo el mundo está comunicado potencialmente con todo el mundo. Como resultado, por todas partes se están produciendo, y se producirán cada vez más y a velocidad mayor, explosiones inusitadas de pensamiento, de criterios, de valores y antivalores y de pautas de conducta. Estamos asintiendo a la mayor de las revoluciones culturales de toda la historia. ¿Hacia dónde vamos? ¡Nadie lo puede prever!

                        Gustavo Jiménez Cadena, S.J.                          Pasto, octubre 11 de 2017

f t g m

parrilla