Copyright 2018 - Ecos de Pasto

Bienvenidos

 

Por: Erasmo Escobar Santander.

 

¡Esta noche es Noche Buena! para el mundo entero la Navidad tiene una gran importancia e influencia, los Cristianos, celebramos el nacimiento de Jesús, nuestro Señor y Salvador; este el acontecimiento más importante de fin de año, la oportunidad para reunirnos en familia, entre amigos,  y en comunidad.

 

“Hoy les ha nacido en la Ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor”. (Lc. 2:11), es la buena nueva, el momento maravilloso en que el Padre, envía a su hijo  a redimir al mundo; Cristo, es la Luz y Esperanza de su pueblo; ese acto de incomparable amor dividió la historia en dos: Antes de Cristo y después de Cristo; no hay, ni habrá obra humana que tan siquiera se parezca al infinito amor de Dios, hecho niño.

 

Como no alegrarnos, como no  celebrar cada 24 de diciembre, como no agradecer a Dios, por la obra de salvación de la que somos partícipes, y en la que estamos llamados a ser instrumentos de servicio hacia los más débiles y desprotegidos.

 

Pues desprotegido y débil, carente de lo necesario, así nació Jesús de Nazareth, en un establo, entre pajas y pañales, de la manera más humilde, proveniente de un pueblo olvidado, quizá como muchos de nuestros hermanos que hoy sufren las inclemencias de la pobreza y la indiferencia.

 

Pero en ese despojo de todo lo terrenal, radica la riqueza de lo espiritual, eh ahí el milagro, el Rey de reyes, el Señor de señores, no vino al mundo entre algodones y terciopelos, pues lo material no es lo importante, pero el Amor, la Misericordia, y la Entrega, por cada uno  de nosotros, es desde el principio el legado de la Navidad.

 

Jesús, María y José, encarnan ese modelo de familia pobre, campesina y sencilla, pero dispuesta a hacer la voluntad de Dios, por eso la Noche Buena, es un tiempo de oración, regocijo y unión familiar para compartir, para agradecer por todo lo que ha pasado durante el año que termina, y para encomendar nuestras metas, acciones y deseos, en el año que está por comenzar. Seamos entonces, como aquella familia de Belén, ejemplo de fe, para proclamar la obra divina.

 

“¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra, paz a los hombres amados por él”. (Lc. 2:14).

DIOS SE VOLVIÓ LOCO

 

Si el título de este artículo le pareció escandaloso, le ruego que lo lea en su totalidad y con atención. Tal vez así no le resulte tan chocante…

 

 

Navidad no es simplemente una fiesta de luces multicolores, de festivos villancicos, de baile y rumba, de buñuelos, tamales y natilla, de intercambio de regalos. Tiene un sentido mucho más hondo.  Es muy posible que las ramas nos impidan ver el bosque, que las chispas nos tapen el resplandor de la fogata y que el revoltijo de tantas músicas no nos deje saborear la dulzura de la melodía.

 

 

Los invito a hacer un esfuerzo para penetrar, con la ayuda de Dios, en el significado profundo de la Navidad.  La llamamos “Nochebuena”, pues es la más buena de todas las noches buenas.

 

 

Navidad es el recuerdo agradecido de un acontecimiento histórico que afecta a toda la humanidad, que nos afecta a cada uno de nosotros.  El ángel les dijo a aquellos hombres que cuidaban las vacas y las ovejas en la montaña: “Les traigo una magnífica noticia, una gran alegría: hoy les ha nacido un Salvador”.  Y les dio una señal desconcertante: “encontrarán un niñito envuelto en pañales y acostado en una pesebrera”.

 

 

Nuestra fe cristiana reconoce en ese bebé a nuestro Dios, el creador y dueño de todos los mundos, al inventor de la vida.  Le decimos el Niño-Dios  ¡Dios y a la vez niño!  ¿Es esto posible?  ¿Un niñito, a quien reconocemos como nuestro Dios, chillando y pataleando en el fondo de una canoa, entre los restos de la comida de unos animales?

 

 

Esto es una locura: una escena que escandaliza a los “inteligentes” de todos los tiempos.  Quiero decir a los orgullosos que se creen inteligentes... Siglo y medio después del nacimiento de Jesús, el hereje Marción se rebelaba contra la narración del evangelista Lucas: “Quítenme esos pañales vergonzosos y esa pesebrera, indignos del Dios a quien yo adoro".

 

 

La grandeza de nuestro Dios está en su pequeñez... Y en la pequeñez está su grandeza.  Su mamá fue una campesina de Galilea, pobre e ignorada del gran mundo, que se llamaba María; pero a los ojos de Dios, era la bendita entre todas las mujeres que han existido y existirán.

 

Se dice, y no sin razón, que el amor es loco.  Los enamorados son propensos a cometer locuras: locuras incomprensibles para quien razona con tranquilidad.  Es que el amor no se entiende con el cerebro sino con el corazón.  Por ello Dios, que es amor y fue el inventor del amor, se sometió a las leyes del amor y cometió una locura, que nunca acabaremos de comprender: Dios resolvió acercarse a nuestro mundo, a nosotros sus hijos queridos, hasta hacerse como uno de nosotros. ¡Dios se volvió loco!

 

San Juan utiliza un lenguaje que puede parecer rudo: “El Hijo eterno de Dios se hizo carne”. ¡Carne! Tuvo un cuerpo como el de cualquier hombre o mujer.  Empezó a vivir, casi microscópico, en el vientre de la mamá.  Unas semanas más tarde, aunque allí escondido nadie lo podía ver,  sabemos que se parecía a un renacuajo.  Y siguió creciendo hasta que pudo salir de la barriguita de María, como un muñeco vivo de carne; y lo acostaron en la pesebrera de los animales.

 

 

Y empezó una vida enteramente humana, nos predicó la buena noticia de salvación y terminó muriendo como un criminal, clavado de pies y manos sobre un palo vertical y otro horizontal.  ¡Una locura!

 

 

Sí, una auténtica locura, una insensatez.  A la que, si se quiere, se le puede dar un nombre más técnico: el nombre de “misterio”: ¡Un misterio de amor!

 

 

             Gustavo Jiménez Cadena, S.J.                   Pasto, diciembre 2017

EN FIN DE AÑO Y CARNAVALES, SE RESTRINGE EL TRÁNSITO DE MOTOCICLETAS EN PASTO.

Por: Erasmo Escobar Santander.

 

Un nuevo decreto firmado por el titular de la Alcaldía de Pasto, Dr. Pedro Vicente Obando, se conoció hoy de manera oficial, el mismo reglamenta puntualmente los días, horarios y excepciones de la restricción para la circulación de motocicletas en la ciudad.

 

 

De acuerdo a las facultades que le concede la ley, el Alcalde Municipal, adoptó las medidas tendientes a mejorar la movilidad y a prevenir en lo posible un mayor índice de accidentalidad en el perímetro urbano.

 

 

El Decreto 0617, fechado el 15 de Diciembre de 2017, contempla en su parte resolutiva lo siguiente:

 

Restringir el tránsito de motocicletas de todo cilindraje en la ciudad de San Juan de Pasto, en los días y horarios que se indican a continuación:

 

Desde las once de la noche (11:00 p.m.) del día viernes veintidós (22) de diciembre, hasta las seis de la mañana (06:00 a.m.) del día martes veintiséis (26) de diciembre del año en curso.

 

 

Desde las once de la noche (11:00 p.m.) del día miércoles veintisiete (27) de diciembre, hasta las seis de la mañana (06:00 a.m.) del día viernes veintinueve (29) de diciembre del año en curso.

 

 

Desde las once de la noche (11:00 p.m.) del día viernes veintinueve (29) de diciembre, hasta las seis de la mañana (06:00 a.m.) del día martes dos (02) de enero del año dos mil dieciocho (2018).

 

 

Desde las once de la noche (11:00 p.m.) del día martes dos (02) de enero de dos mil dieciocho 2018), hasta las seis de la mañana (06:00 a.m.) del día domingo siete (07) de enero del año dos mil dieciocho (2018).

 

 

Restringir en el anillo céntrico de la ciudad, la circulación de motocicletas de todo cilindraje a partir de las seis de la mañana (6:00 a.m.) del día sábado veintitrés (23) de diciembre de dos mil diecisiete (2017), hasta las seis de la mañana (06:00 a.m.) del día domingo siete (07) de enero del año dos mil dieciocho (2018).

 

 

La normativa, aplica algunas excepciones para los miembros de la fuerza pública, instituciones del Estado, cuerpos de socorro, entidades de salud, empresas de seguridad y vigilancia, escoltas, entrega de medicamentos y domicilios, comunicadores sociales, periodistas, y camarógrafos

 

 

Artistas del carnaval, que estén elaborando carrozas, debidamente identificados y carnetizados por CORPOCARNAVAL, personas en situación de discapacidad, cuya motocicleta se encuentre registrada ante Tránsito y Transporte. Cabe anotar que todas las excepciones son válidas siempre y cuando quien se moviliza en una motocicleta este identificado, uniformado, y en cumplimiento de sus funciones.

 

 

Las autoridades de Tránsito y la Policía Nacional, serán las encargadas de hacer cumplir lo estipulado en la ordenanza, y en ningún caso podrán expedir permisos que vayan en contra del decreto.

 

 

El ciudadano que sea sorprendido infringiendo el mandato, se expondrá a las sanciones contempladas por la ley.

¡LLEGÓ NAVIDAD!

 

 

Por: Erasmo Escobar Santander.

 

Para quienes creemos firmemente en Cristo, este es un tiempo de inmensa alegría, de júbilo y de unión con los seres que amamos, la navidad es la mejor oportunidad para mostrar nuestra gratitud con Dios. El rezar en familia la novena de aguinaldos, es una bendición, armar el pesebre, entonar villancicos, decorar nuestras casas, nuestra cuadra y reunirnos con los vecinos hacen parte de esa tradición maravillosa de nuestra Iglesia Católica.

 

 

La palabra navidad, significa nacimiento, y todo nacimiento trae consigo una nueva esperanza, aquella que el pueblo cristiano abriga en su corazón, al recordar la venida de nuestro Dios, y salvador hecho niño. Jesús, es la luz que bajó de lo alto, es la estrella que nos lleva al Padre, y la promesa inquebrantable de vida eterna, que empezó con el SI, de María, aquella extraordinaria mujer que aunque humilde y pequeña para su época, fue digna para Dios.

 

 

Estamos llamados entonces, a decir SI, como María, a ser instrumentos del Señor, para llevar luz y esperanza a quien más lo necesite; el Niño Jesús, nació en un humilde pesebre, para recordarnos la fragilidad humana, para enseñarnos que nuestro corazón, debe convertirse en ese portal despojado de vanidades y orgullos, donde el amor por los demás se convierta en servicio.

 

 

Son frágiles los pobres, los desprotegidos, los marginados, los discapacitados, los ancianos, los desplazados y, sobre todo los niños, a quienes debemos servir con esmero. Que la navidad, sea un motivo para ver en los más necesitados el rostro de Cristo, y una oportunidad para compartir con ellos un abrazo, una palabra de aliento, el alimento espiritual y material del que tanto carecen.

 

 

Podemos brindar lo poco o mucho que tenemos, esa es nuestra misión, que con voluntad y compromiso podemos desarrollar desde nuestra cotidianidad, oremos y actuemos como lo hubiera hecho Jesús, con nosotros. ¡FELIZ NAVIDAD!

f t g m

parrilla